paraiso en el corazon

El Sueño de san Francisco

Posted on: octubre 4, 2012

Este relato lo escribi hace años y esta basado en las biografias que he leido de san Fracisco y tambien en mi filosofia de vida basada en el amor. Espero que os guste.

El hermano Francisco estaba durmiendo en el suelo, cuando de improviso despertó gritando y llorando. El hermano león, uno de sus primeros compañeros y su amigo mas querido no tardo en llegar a su lado.

– Padre Francisco, padre Francisco, que os sucede, permitid que sea vuestro consuelo.

– Ha sido terrible hermano león, he tenido una pesadilla, en el que veía que en el siglo 21, la mayoría de las personas, aun no han aprendido a amar. Pudiendo escoger amar, escogen odiar y no porque no tengan el amor de Dios en sus corazones, pues este nunca falta. Es como si el mensaje de Jesús, su vida, su pasión hubiese sido en vano. Que triste hermano león, que triste.

– Tenéis razón hermano Francisco, pero que podemos hacer nosotros, sino amar en la medida de nuestras posibilidades, con nuestros defectos, pecados y miserias. No somos los salvadores del mundo, solo Dios puede salvar a la humanidad, nosotros solo somos misioneros del amor.

– Lo se ovejuela de Dios, pero no he podido evitar ponerme triste al ver como se seguían matando los unos a los otros, causando dolor y tristeza no solo en esa familia sino también en la suya, dos familias destruidas por permitir que el odio sea superior al amor. Ponen como excusa de ese asesinato, o masacre, unos ideales, incluso ponen a Dios como justificación, cuando Dios es amor, nada que se oponga al amor puede ser Dios. Olvidan el amor de Dios, ni siquiera se aman ellos mismos, no sienten nada de amor, porque si sintiesen el mas mínimo amor , serían incapaz de hacer daño a nadie.

– Padre Francisco, mira quien viene a verte, tu plantita preferida, la hermana clara. ( El rostro de Francisco se ilumina al oír ese nombre y se levanta y se funde en un abrazo con la hermana clara, mientras un torrente de lagrimas cae de sus ojos, luego se abrazan la hermana clara y el hermano león ).

– Habéis llegado en buen momento hermana clara, el Padre francisco ha tenido una pesadilla en el que veía como la mayoría de la humanidad seguían sin amarse y se ha puesto triste.

– Porque estáis triste hermano francisco?. Acaso no confiáis en Dios?.

– Claro que confío en Dios hermana clara

– Entonces, que podéis hacer por cambiar vuestro sueño?, nada, ya bastante has hecho.

– No he hecho todo lo que hubiese podido hacer, ni siquiera ame a Jesús todo lo que hubiese podido amarle, y al final mira todas las desavenencias que hay en nuestra familia, que mal lo he hecho, que mal lo he hecho, cuanto le costo a Jesús modelar esta vasija de barro hasta hacerla una vasija de su amor.

– Padre Francisco, permitidme la osadía de discrepar de vos, vos amasteis a Jesús como nadie le amo, fuiste su sombra, lo imitasteis a la perfección, sois un santo.

– No me llames Padre hermano león, que ya sabes que no me gusta, solo soy un hermano mas y te prohíbo que digas a nadie que soy santo, no lo soy hermano león, solo soy un gran pecador, un pecador lleno de miserias y defectos que llora por no haber amado a Dios todo lo que hubiese podido amarle.

– Hermano Francisco, recupera la paz y confía en Dios, El te ama hasta la eternidad y esta mas que satisfecho de tu amor, no tiene reproches que hacerte, pronto veras su gloria y los ángeles tocaran sus trompetas para anunciar la llegada del amigo de Jesús, se volverán a abrir las puertas de par en par y Jesús abrazara a ese amigo fiel que eres tu. Volvamos a ese sueño, que es lo que te preocupa.

– No consigo entender como es posible que el ser humano en el siglo 21, siga eligiendo odiar en vez de amar, con lo fácil que es amar.

– Quizás sea porque amar resulta difícil , es fácil solo cuando la persona amada es merecedora de ese amor, cuando la persona a la que amamos nos corresponde, cuando es una persona bondadosa, pero cuando ese alguien ha hecho daño o a pesar de haberle amado nos desprecia o humilla, entonces no resulta fácil seguir amando a esa persona, es mas fácil sentir odio, desprecio, rencor, que amor, pero por muy difícil que sea amar, siempre deberíamos elegir amar, por mucho que nos duela. No depende de nosotros que los demás amen u odien, hay muchas cosas que no podemos entender, nuestra mente es limitada, nos bastara con amar y dejar el resto a Dios. No eres Dios hermano Francisco, no eres el salvador del mundo, deja a Dios ser Dios.

– Y como se hace eso?

– Eso no se hace, eso eres ya. Solo tienes que poner tu mirada en Dios y mirar cada cosa, cada ser humano con amor. Como si fuese la mirada de Dios. Solo tienes que abandonarte en Dios y El hará maravillas en ti.

– Tienes razón hermana clara, tu siempre has ido mas directamente a Dios, yo siempre he sido mas complejo. Recuerdo cuando te pregunte que venias a buscar cuando decidiste unirte a Dios, me sorprendió tu respuesta, pero aun no te conocía.

– Si hermano Francisco, mi respuesta fue que venia a buscar a Jesús, al amor de los amores, al rey de reyes. Estaba firmemente decidida a unirme a El para siempre a pesar de la oposición de mi familia.

– Incluso tuviste que enfrentarte a los soldados que mando tu familia a rescatarte del convento.

– No podía permitir que nadie ni nada me apartase de mi Señor, de mi esposo, pues yo ya era suya. Con la Sagrada forma en alto retrocedieron y al quitarme la toca y descubrir que me habías cortado el pelo, comprendieron que ya la boda estaba consumada y tuvieron que desistir.

– Que mas has visto, Padre francisco _dice el hermano león.

– Veo que eres mas terco que una mula hermano león, siempre me llamaras padre aunque me disguste, así que me rindo, puedes llamarme como quieras.

– Gracias padre, por ese privilegio que me otorgáis de llamaros así, no os llamo así para disgustaros, sino porque es la única palabra que expresa el cariño, afecto y amor que siento por vos. Antes de que os conociese era un mujeriego y bebedor y tu me mostraste que la mayor alegría y el mejor vino están en el corazón y se llama Dios.

– Ay hermano león, ovejuela de Dios, que zalamero eres, yo solo te he metido en mil y un líos, nos han insultado, se han reído de nosotros, nos han agredido…Todo ello lo hemos llevado con alegría, perdonando de corazón, sin el más mínimo resquicio de rencor, porque estábamos llenos del amor de Dios y solo nos importaba llevar su mensaje a los hermanos, llevar su amor a aquellos que mas necesitados estaban de sentir su amor, diciéndoles que Dios les amaba y siempre les amaría, fuesen como fuesen, hiciesen lo que hiciesen. Pero volvamos a tu pregunta, que ya se me había olvidado, me preguntaste que más había visto. Vi dirigentes de muchas religiones mas preocupados por el dinero, el poder, la ambición, el control de la fe de las personas que por amar de corazón a c/ ser humano. Aunque también había muchas personas dentro de las religiones que amaban de corazón al ser humano, que amaban a Dios y estaban sirviendo a Dios.

– Yo pienso, padre francisco, que la mejor religión, es aquella que nace del corazón y que escucha la voz de su conciencia, que es la voz del corazón, del amor, de los sentimientos, c/u sabe lo que esta bien y lo que esta mal, c/u tiene la Biblia escrita en su corazón, solo tiene un mensaje que no deja lugar a dudas….ámate, y haz lo propio con el prójimo, así estará amando a Dios aunque no crea en El, pues Dios esta en cada ser humano.

– Ni yo lo hubiese resumido tan bien, hermano león, ovejuela de Dios. La única religión es el amor, en tu corazón puedes alabar a Dios y amarle y también en c/ ser humano, puedes abandonarte a su amor confiando plenamente en tu Padre Dios.

– Tienes razón hermana clara, pero algo tan sencillo lo complican y se pierden como yo en caminos pedregosos para al final retornar a Dios. Te acuerdas, Padre francisco, cuando ibas a caballo y oistes la campanilla anunciando que venia un leproso?. _ dice el hermano león.

– Claro que me acuerdo hermano león, mi primera intención fue huir despavorido, y eso que ya era amigo de Jesús y buscaba por los caminos como amarle, pero también era humano y el miedo aun era mas fuerte que el deseo de servir a Jesús. Pero el amor de Dios detuvo mi miedo y cuando el pobre leproso dio la vuelta a la esquina y me vio a caballo, no se quien de los dos se asustó mas, pues el pobre infeliz dio media vuelta y huyo despavorido y yo corrí tras el, hasta que lo alcance, le di la bolsa con el dinero y le bese en los labios. Por fin había superado mi ultimo escollo hacia Dios, pues los leprosos era algo superior a mi amor por Dios.

– Imagino que el pobre leproso pensaría que se había topado con un loco, porque nadie en su sano juicio haría tal cosa.

– Jaj, tienes razón ovejuela de Dios, es que para seguir a Dios, para ser amigo de Dios, no puedes dejar que el miedo sea un obstáculo para amarle de corazón y tienes que olvidar todas tus repulsas, todas tus aversiones, todas tus dudas y temores. En definitiva tienes que ser un “ loco “ enamorado de Dios y hacer locuras que nadie más que este enamorado de Dios haría por amor a Dios. En ese momento sentí ese impulso a hacer eso y así lo hice sin pensar en las consecuencias que ello podría acarrearme, pues bien podía haberme contagiado de la lepra y ser un leproso mas.

– En aquella época, los leprosos eran marginados y repudiados por la mayor parte de la sociedad, incluso les tiraban piedras para que no se acercasen a ellos, supongo que en el siglo 21, eso ha dejado de suceder y ningún ser humano es marginado, no, padre francisco?.

– Pues lamentablemente no ha sucedido así hermano león, muchas personas siguen siendo marginadas y humilladas, insultándoles, vejándoles y maltratándolas, como si no fuesen hermanos, personas necesitadas de amor.

– Te acuerdas Padre francisco de cuando os quedasteis desnudos delante de vuestro padre, del obispo y de mucha gente?. ( hermana clara )

– Jej, claro que me acuerdo, como lo voy a olvidar, en ese tiempo era un joven audaz y atrevido, dispuesto siempre a escuchar la voz de mi corazón y a seguir esa voz, por muy chocante que me resultara. Mi padre me había pedido el dinero y la ropa que había tomado para regalar a los pobres y en ese momento sentí el impulso de darle también la ropa que llevaba puesta, para no tener encima nada que fuese de el y quedarme tal cual vine al mundo, desnudo, pero vestido con la riqueza del amor de Dios, con frío en el cuerpo pero con el calor de su amor en el alma. Luego un soldado me cubrió con su capa y yo se la regale a un pobre, pues la hoguera del amor de Dios calentaba mi cuerpo. Cuantas locuras hice por seguir las sendas del amor de Jesús. Y aún así creo que pude haber echo mucho más y que muchas cosas las hice sin poner amor en ellas, más como obligación o como orgullo o vanidad.

– Hicisteis todo lo que pudisteis hacer dentro de tu humanidad, con tus defectos y miserias, sin dejar nunca de amar a Dios. ( clara )

– Viven felices las personas en ese sueño? ( clara )

– Por desgracia la mayoría de las personas buscan la felicidad en el exterior, la buscan en cualquier parte menos en su corazón, que es donde realmente esta, cosa que aprovechan muchas personas para ganar dinero y controlar el pensamiento de las personas a costa de la búsqueda de esa felicidad que nunca han perdido.

– Yo pienso Padre francisco, que la verdadera felicidad y alegría esta en la fuente del amor de Dios que brota en nuestros corazones.

– Ciertamente hermano león, pero ahí no la buscan, también se han olvidado de los valores humanos como el respeto y la educación y van a todo correr por las calles sin disfrutar de las maravillas de la creación, sin detenerse a saludar a las personas y regalarles una sonrisa, han olvidado la inocencia del niño interior y han salido por ello del paraíso.

– Padre francisco, hay una cosa que no entiendo, ya sabéis lo ignorante y escaso de luces que soy. Con todo lo que habéis amado a Dios, con todo lo que habéis hecho por el ser humano, porque habéis tenido que perder la visión y acabar en ese estado enfermo y sin fuerzas.

– Yo se que nunca lo entenderás por mucho que te lo explique hermano león, pero es un regalo del amor de Dios.

– Pero padre, como podéis decir que vuestra enfermedad, que vuestra ceguera, vuestro sufrimiento es un regalo de Dios. No lo entiendo.

– Ya te dije hermano león que no lo entenderías, eres humano y la mente humana es limitada y hay muchas cosas a las que le esta vedada el conocimiento, porque son cosas del Altísimo. Ni el mismo Jesús, que era Dios, entendió ni le gustó el calvario y la muerte que tuvo que soportar, pero lo aceptó y nunca dudo del amor de Dios, aunque en un momento pensó que le había abandonado. Si Jesús cargó con su cruz, quien soy yo hermano león para negar que estas heridas, que este dolor sean un regalo de su amor. Ahora que estoy sufriendo es cuando mas cerca me siento del dolor y el sufrimiento que Jesús paso en su calvario y cuando mas me identifico con su dolor y su sufrimiento, es como si le acompañase en el camino y le ayudase a cargar con su cruz.

– Siempre has creído en Dios, o alguna vez has dudado de su existencia?. ( clara )

– Muchas veces llegue a preguntarme si Dios existía o era solo una ilusión de mi mente y la voz que escuchaba de Dios una alteración de la mente o lo que me hubiese gustado escuchar, pase por lo que llaman “ la noche oscura del alma “, llegando incluso a dudar de su amor, me enfrente con el en muchas ocasiones, pero al final Dios se digno escuchar mis suplicas y ruegos y permitió que saliese de esa noche con mas fe, ahora comprendo que era una prueba por la que tenía que pasar para fortalecer mi fe en Dios.

– Luego no quieres que diga que eres santo…eres santo, eres santo, eres santo.

– Calla ovejuela, calla, no digas eso de mi, yo solo soy un pobre y miserable pecador, Dios busco al mas ignorante, al mas torpe, al mas escaso de luces, y me encontró a mi y se digno hacer maravillas en mí, para que nadie que viese las obras pudiese alabarme a mi ni decir que eran cosas mías, sino tenia que ser obra y gracia de Dios.

– No obstante, sigues siendo un santo, con tus muchos defectos y miserias y todo lo que tu quieras, para mí un santo es alguien que ama profundamente a Dios y lo hace todo por amor a El, no importa cuan pecador y miserable te consideres.

– A Dios le costo ganarme para su causa, ya sabes que yo era un joven alegre que gastaba el dinero en fiestas, bebidas y mujeres, no me atraía para nada Dios, sin embargo Dios ya se había fijado en mí y ya sabes hermano león que cuando Dios se fija en alguien es como un águila ve una presa, se lanza en picada hacia su objetivo y cuando la tiene ya no la suelta, yo en ese momento ya era suyo, aunque aun no lo sabia. Tuve que pasar por enfermedades graves y verme preso para comprender que Dios me amaba, que me necesitaba para ser su pincel en el mundo y pintar un cuadro lleno de amor.

– Como pudisteis comprender en la cárcel y en la enfermedad que Dios os amaba, cuando debería haber pensado que no os amaba. ( clara )

– Porque me preguntaba que sentido tenia mi vida, pensé que eso que yo estaba pasando si lo hubiese podido evitar lo hubiese evitado, pero Jesús se introdujo en el sufrimiento por amor a mi, por amor a la humanidad, me decía a mi mismo, cuanto me ama Dios que sufrió en su calvario hasta el extremo de morir crucificado, cuanto me ama y que poco le amo yo, ahí empezó mi conversión. Empecé a buscar la soledad, a admirar la creación, a buscar a Dios, como amarle.

– Crees Padre Francisco, que la humanidad que vistes en tu sueño avanzara hacia el amor, hacia los valores humanos o seguirá todo igual.

– No lo se hermano león, apuesto por confiar en la humanidad, c/día que nace un niño quiere decir que Dios aun confía en el ser humano. Como dice la hermana clara, dejo a Dios ser Dios y yo seré siendo yo.

The End. Todo sea para gloria de Dios. Amen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Bienvenido

Cruz franciscana

Bendicion de san francisco de asis

Firma hermano santiago

Quien soy

soy un ser espiritual que viaja en un vehiculo llamado cuerpo, por su periplo terrenal. Creo en Dios, pues tengo fe por la gracia de Dios. Mi religion mas afin es la catolica, pero ello no conlleva que acepte todo, me quedo con lo que me gusta y lo demas sigo la conciencia de mi corazon. Intento seguir las enseñanzas del amor, seguir las huellas de Jesus, aun con mis debilidades, miserias, errores, etc. Creas o no en Dios, ama a cada ser humano que encuentres en tu camino....si respondes " yo no se amar ", te dire...amar se aprende amando, aun cuando leas la biblia o mil libros que versen sobre el amor sino pones en practica las enseñanzas del amor que hay escritas en tu corazon, de nada te serviria decir a los 4 vientos...amen, si luego tu no amas, asi pues ama aunque te duela, ama aunque llores, ama aunque ese amor no sea correspondido, nunca te arrepientas de haber amado.

ojos verdes

una sonrisa del corazon

sonrisa de papel

Jesus en ti confio

Sagrado Corazon de Jesus

Dios te ama

Dios es amor

Gracias Dios mio

Gracias

detector de sonrisas

Create your own Animation

cosecha del corazon

Hermanos en el amor

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: